Una de los diversos factores que determinan el rendimiento de los alumnos, es el tipo de actividades escolares que realizan. Si bien, los alumnos cuentan con las mismas asignaturas durante el proceso de aprendizaje a nivel primaria y secundaria, es importante mostrarles la diversidad de temas que pueden estudiar además de esas materias. Mediante los talleres los alumnos se motivarán académicamente para asistir con gusto a sus asignaturas, y en su momento saber elegir para su propia formación educativa y crecimiento personal.

En realidad, los talleres fomentan un mejoramiento del nivel educativo y la atención de los alumnos. Estas competencias que se dan en los cursos independientes de las asignaturas oficiales, impulsan el pensamiento crítico, la madurez y el vínculo de las actividades regulares con sus intereses particulares. Por otro lado, también fomentan el sentido de la pertenencia de los alumnos en el centro educativo, como miembros activos de una comunidad estudiantil, impulsando sus capacidades para socializar.