Sin duda, el idioma predominante en el mundo es el inglés. En la mayoría de los países desarrollados tienen como segunda lengua madre el inglés, y según los últimos censos, más de 500 millones de personas en el mundo lo hablan de manera nativa. La importancia de enseñar este idioma en la educación básica, pública o privada, es vital para el desarrollo de los países, debido a su influencia en la globalización y en los procesos económicos más importantes.

Si bien, el idioma inglés proporciona el acceso a una mejor educación, es definitivamente un requisito para ampliar las probabilidades de tener un trabajo mejor remunerado. El dominio de este idioma aporta ventajas en el momento de la selección laboral, además, existen empresas multinacionales que buscan y contratan recursos humanos angloparlantes en diferentes países.

Por otro lado, según estudios recientes, entre los 0 y los 4 años, los niños generan más conexiones neuronales. Aquí se está formando el cerebro del niño y es cuando tiene mayor capacidad de asimilar la información de manera rápida y sencilla. La enseñanza de cualquier idioma antes de los 5 años es mucho más fácil, debido a que se puede alimentar el cerebro con información y estímulos lingüísticos de manera más efectiva.